nuevo

El simpatico cuento que podéis ver en este vídeo muestra como el relato escrito y los ritmos musicales pueden combinarse con un resultado realmente llamativo. Tuk es Tuk en versión rap. Disfrutadlo.

Pulsando el "Leer más" tendrás acceso al texto.

TUK es TUK (en versión rap)
Autora: Claudia Legnazzi - Contado por: Lorenzo Soto

 

Lo que te voy a contar
es una historia sin par,
de alguien muy singular,
seguro te va a gustar.
Entonces... ¡Vamos a comenzar!

No es gato ni pez,
no es tortuga ni ratón,
tampoco camaleón.

No es elefante ni dragón,
no es sapo ni gallina
y tampoco serpentina.

No es así ni es asá.
no es esto ni es aquello
y tampoco tiene cuello.

No es rojo ni es azul,
no es verde ni violeta
es eso y solo eso:
¡Es un TUK en camiseta!

Si se enoja... se estira
y si grita, ¡TUKUTRÓN!,
¡TUKUTRÓN!, ¡TUKUTRÓN!
Es porque se enoja un montón.

Si se ríe, se ensancha.
¡TUKUTRAKA!, ¡TUKUTRAKA!,
¡TUKUTRAKA!

Si se entristece, se encoge
y si llora... ¡TUKUTIKI!,
¡TUKUTIKI!,, ¡TUKUTIKI!

TUK se enoja, llora y piensa,
y si piensa...¡TUKUTEKE!,
¡TUKUTEKE!, ¡TUKUTEKE!
Camina y piensa:
¿Por qué no hay nadie como yo...
igualito, igualito?

Y caminando en TUKU,
y caminando en TEKE,
TUK escuchó: ¡TUKUTÁ!,
¡TUKUTÁ!, ¡TUKUTÁ!

Un pasito y TUKO.
Dos pasitos y TEKE.
Tres pasitos y TUK
se encontró con TAK.

¡TUK se encontró con TAK!
¡TUK se encontró con TAK!
TUKU-TEKE, TUKU-TIKI,
TUKU-TAK, TUKU-TIK
TUKU-TAK
Y el cielo todito se "entukutó".

Y juntos los dos:
TUKUTÁ, TUKUTÁ,
TUKUTÁ, TUKUTÁ,
TUKUTÁ, ¡qué será?
TUKUTÁ, TUKUTÍ,
vamos juntos a vivir
y la casa construir
tendremos gran porvenir.

Aquí nos vamos a quedar,
un pueblo... vamos a fundar
para quien lo quiera habitar.
Muy felices vamos a estar.

Con tranquilidad, amor, felicidad,
comenzó a crecer la panza de TAK
y después de nueve meses...
llegaron cinco tukutitos,
pelones y redonditos.

Y, después de algún tiempo,
una tarde de mucho viento,
llegaron sin avisar,
a este pueblo singular,
habitantes muy extraños...
buscando un nuevo lugar.

La primera en llegar
fue la familia Pajopez,
volando del revés,
Ratagata y Patogato,
Perrachucha y Perrosapo,
Gallisaurio y Rinacerda,
peludo Cerdoleón.
¡Todos... llegaron de sopetón!

Una noche silenciosa,
apareció muy curiosa,
una familia misteriosa,
con sombrero y traje
y mucho equipaje.

Los Caripótamos llegaron
en filas muy ordenadas,
con sus caras ovaladas,
sus antenas estiradas,
sus patas bien calzadas
y sus caras encantadas.
Todos buscan a los TUK,
¡familia muy afamada!

El último en llegar
fue el Girafante rayado,
pues venía muy cansado
por sentirse tan pesado.

Por el camito sombreado,
las Turtigas en hilera
avanzaban muy ligeras.

Me olvidaba de contar,
Pulgaracha y Avispiojos
los vinieron a buscar.
Pero... ¿dónde habitar?
Como son envidiosas,
llegaron las Cangreposas
a ocupar... rápido las rosas.

El lugar se llenó
y un pueblo se creó.
¡Viven juntos en montón¡
Todos juntos y contentos
pasan... grandes momentos.

¡TUKITÁ!, piensan todo el tiempo:
¡Qué alegría!, ¡Qué alegría...
tener tanta compañía!

Otro día que se va.
La Luna en la ventana está
y los dos TUKUTÁ, TUKUTÁ,
TUKUTÁ, TUKUTÁ...
¿qué será?