En nuestro colegio, en cada una de las clases, ha tenido lugar la presentación de la figura del MEDIADOR. Son niños y niñas de 6º de Educación Primaria a los que también hemos podido ver en el patio de recreo con un distintivo especial. Se trata de que aprendamos a resolver las diferencias sin que nadie pierda.
Cada semana un equipo de seis alumnos realizarán las funciones que tienen encomendadas.
Se trata de una actuación que nuestro centro desarrolla dentro del Programa de Agrupaciones de Centros Educativos (ARCE) en colaboración con el CEIP "Clara Campoamor" de Atarfe (Granada), CEIP "Mediterráneo" de Melilla, CEIP "Teleno" de La Bañeza (León), el I.E. "Mare de Déu del Portal" de Batea (Tarragona).

mediadores


Pero, es posible que aún no tengas claro en qué consiste la tarea de los mediadores. Pulsa sobre "Leer más" y podrás descubrirlo.

 

¿Qué es la mediación?
Es un método de resolver conflictos de convivencia entre personas donde las dos partes ganan y ninguna pierde, contando con la ayuda de un mediador neutral. Sirve para que las dos partes enfrentadas puedan continuar su relación si lo desean o si tienen la obligación de estar juntas, pero siempre de una manera civilizada.


¿A quién o quiénes va destinado?
Los receptores de la mediación somos todos quienes formamos la Comunidad Escolar del Colegio.


¿En qué conflictos interviene un mediador?
No pueden ser conflictos que afecten gravemente a las normas de convivencia del centro, pero sí pueden intervenir en casos como: disputas entre alumnos, amistades deterioradas, situaciones desagradables o que parezcan injustas.


¿Cuáles son las cualidades de un buen mediador?

• Ser neutral. No favorecer a nadie.
• No enjuiciar. Evitar dar sus opiniones ante los participantes.
• Saber oír. Empatizar con las partes y usar técnicas de escucha activa.
• Crear y mantener la confianza.
• Ser paciente porque está dispuesto a ayudar a las partes.

Algunas ventajas de la mediación

• Contribuye a desarrollar actitudes de interés y respeto por el otro.
• Ayuda a reconocer y valorar los sentimientos, intereses, necesidades y valores propios y de los otros.
• Aumenta el desarrollo de actitudes cooperativas en el tratamiento de los conflictos al buscar juntos soluciones satisfactorias para ambos.
• Aumenta la capacidad de resolución de conflictos de forma no violenta.