Kim nos habló algunas palabras en su lengua “k'iché” (maya) y nos contó lo importante que es para ella la educación. La educación aporta libertad, desarrollo personal y ayuda a volar para conseguir los sueños.
      El alumnado de tercero le hizo algunas preguntas y le ofreció dibujos que Kim agradeció emocionada y que se llevará de vuelta a Guatemala para mostrarlos allí a otros chicos y chicas estableciendo así lazos entre las dos comunidades.
      Conociendo la historia de Kim valoramos mucho más la educación y nos sentimos cerca de aquellos que no tienen esa suerte. Todos los chicos y chicas tienen derecho a estudiar y  ser felices. La educación protege sus derechos y transforma sus vidas.